Próximo Evento:

  • 00 Días
  • 00 Horas
  • 00 Mins
  • 00 Segs
<>

Origen de Nuestra Visión

Origen de la Visión

El Apóstol Moisés Ávila Melgar nació en la ciudad de Santa Cruz-Bolivia en el año 1981, es el hermano número “siete” de nueve hermanos. Creció en una familia humilde y con muchas necesidades económicas y espirituales. Pero todo empieza  a los 9 meses de haber nacido, su padre, Freddy Ávila lo levanta al cielo y se lo entrega al Señor como un acto de consagración sin tener conocimiento de lo que eso significaba. En ese momento Dios lo sana de una fiebre de tres días.

A la edad de 9 años tuvo una experiencia sobrenatural con el Espíritu Santo, donde lo tomo en su habitación y lo lleno de su presencia, fue tan tremenda la presencia que el sintió mucho temor y salió corriendo de la habitación.

A la edad de 18 años acepta el llamado de sacar a su familia del mundo y en el mismo trayecto dos de sus hermanos mueren por causas de las drogas y el alcoholismo. Aun a pesar de esas pérdidas, el continua con el llamado y hasta ver cumplida la promesa del Señor, de ver salva a toda su familia.

A los 22 años se gradúa de la Universidad como Economista con la segunda nota más alta de la carrera.

A los 24 años era un empresario exitoso, también formaba parte del equipo de trabajo de una empresa del estado como es el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En noviembre del 2006 con 25 años  decidió viajar a España de vacaciones, para ver a cuatro de sus hermanos y sus familias. En ese mismo viaje uno de sus hermanos cae gravemente enfermo, y el decide ampliar su estadía hasta la recuperación de su hermano.

Una vez su hermano ya recuperado, es tiempo de volver a su país y de continuar su carrera profesional y empresarial. Pero en marzo del 2007, el pastor Moisés tuvo una visión  como resultado de un clamor al Padre: De pronto se vió en frente de un ejército de soldados muy grande, comandado por el Rey de Reyes. El Padre le dice, Moisés “vamos a pasar revista al campamento”, cuando estaban pasando revista, el mira hacia los lados y empieza a ver a muchos soldados caídos, con heridas, con vendajes por la cabeza, piernas y brazos. El pastor Moisés pregunta al Padre, “Este es tu campamento?”, El Padre contesta, si, es mi campamento y están caídos porque han perdido sus armas (palabra, oración y ayuno). Cual será mi misión?, pregunta el pastor Moisés, y la respuesta de parte del Padre fue “Tú misión será levantar soldados caídos y con su ayuda traer salvación a los españoles”.

El levanta del polvo al pobre,  Y del muladar exalta al menesteroso,  Para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor.  Porque de Jehová son las columnas de la tierra,  Y él afirmó sobre ellas el mundo -1 Sam 2:8

Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo? – Joel 2:11

Aun después de haber recibido esta visión, inconforme y en desacuerdo con el Padre porque esto representaba quedarse en España. El desafió a Dios y le dijo, “si en verdad tú me has hablado con esta visión , necesito dos cosas, un trabajo y una esposa, y lo necesito en menos de dos meses” y en menos de dos meses tuvo un trabajo y conoció a una hermosa española, Sandra, quien hoy es su esposa y madre de sus cuatro hijos, Rafa, Esther, Abigail y Shana.

Esta visión representa  la forma en que se está moviendo nuestro ministerio. En los días de hoy esta visión es una realidad. ON ministerio está operando en esta unción de levantar al caído, al desistido, oprimido para transformarlo en un soldado del ejército de  Yeshúa.

Somos una iglesia de avance, de Reino, de impacto, violenta en el espíritu, con armas bien afiladas, preparados para una gran victoria, hemos sido llamados a encender el fuego del Dios vivo, creemos en un avivamiento y en una revolución profética en España y Europa

Todos unidos, estamos trabajando para llevar adelante la visión de la casa, con flexibilidad, movilidad, discernimiento profético, tiempo, disponibilidad y poder. La presencia del Eterno nos impulsa para alcanzar a los perdidos.